Instantes

“A veces podemos pasarnos años sin vivir en absoluto, y de pronto toda nuestra vida se concentra en un solo instante” Oscar Wilde

Sigue leyendo

Anuncios

Espacio en fuga

Estamos envueltos en rutinas laborales, familiares o de estudios. Las urbes nos sumergen en grandes moles de cemento, nos ensordecen con ruidos que no percibimos porque hacen parte de nosotros. Las ciudades: movimiento, afán, caos. En contraposición a estas, pisoteados, trasegados, olvidados, existen espacios bellísimos que nos permiten salir de la contaminación a la que estamos expuestos, allí podemos recuperar la libertad, la capacidad de divertirnos con poco.

Sigue leyendo

JUEGOS DEL DESTINO

Todos fuimos niños y cuando estábamos en esa etapa, no pensábamos en nada más que en jugar, en divertirnos. Conocer otro niño era lo mejor que nos podía pasar: sería nuestro amigo con quien podríamos correr, escondernos, apostar, sería el cómplice de nuestras risas, de nuestros inventos, sería el testigo de nuestras “fechorías” y nos ayudaría a complementarlas. Los asientos, los árboles, la mesa del comedor nos servían de casita; escalar  montañas de arena, de barro, de escombros, tirarse “a toda” en patines, en carros de balinera o en bicicleta desde los garajes del vecindario, de las pendientes y de las lomas, aprender a manejar la bici sin las llanticas de los lados o la ayuda de un adulto era un completo desafío. Éramos felices con muy poco, le sacábamos gusto a todo…lo mágico era lo más sencillo, cada detallito era un generador de entretenimiento…

Crecemos y se nos olvida que la vida misma es un juego, que es un regalo maravilloso de Dios, que los momentos difíciles son sólo pruebas para crecer y seguir andando el camino (de chiquitos, lo llamábamos desafíos)…Si entendiéramos la vida de esa manera, andaríamos desprevenidos viendo lo que vale la pena, no sufriríamos tanto, soñaríamos más, desearíamos menos cosas materiales y nos llenaríamos más el alma…

“Todas las personas mayores fueron al principio niños. (Pero pocos lo recuerdan) – Antoine de Saint-Exupery.

DEVANÁNDOSE LOS SESOS
DEVANÁNDOSE LOS SESOS

Sigue leyendo