Art on the strip

Las Vegas, ciudad de ruletas, blackjack, máquinas tragamonedas, dados, naipes, casinos para adultos y niños, espectáculos fascinantes, despliegue de luces, personajes extravagantes, locura, desierto.

Sigue leyendo

Anuncios

Contemplación

Durante varios días estuve en un parque bogotano contemplando el paisaje, el caminar distraído y ensimismado de los transeúntes, la soledad bulliciosa de la estación de policía, el parloteo enamorado de parejas que no se enteraron de que las espiaba. También vi la felicidad de los abuelos con las sonrisas juguetonas de sus pequeños, percibí el beso del balón de fútbol a los pies de quienes se entrenan a temprana edad aspirando a las ligas mayores, las ganas de algunos muchachos de bombear sus músculos y parecerse un día a Johnny Bravo.

Sigue leyendo

Amor de cuatro patas

Lucas, Peligro, Estrella, Muñeca, Víctor, Rocky, Rodolfo Aurelio, Juana, Pancho, Layca, Frida, Totola, Ruffo, Panela, Simona, Jack, Browny, son algunos de los seres que le alegran la vida a cientos de millones de familias en el mundo, aquellos que son hermanos, amigos, compañeros de ruta, a veces padres, los que se convierten en paño de lágrimas, los que pasan horas enteras observándonos, viendo lo mejor de nosotros, sin prejuicios, sin críticas, entregándose totalmente, sin exigir, dando todo lo que tienen…Seres nobles, amorosos, transparentes, de mirada limpia, que cambian vidas, que son capaces de modificar comportamientos, situaciones familiares, decisiones. Son ellos, los perros, protagonistas esta semana de mi blog, seres a los que se ama como a un familiar, seres que nos consideran parte de su manada.

Sigue leyendo

JUEGOS DEL DESTINO

Todos fuimos niños y cuando estábamos en esa etapa, no pensábamos en nada más que en jugar, en divertirnos. Conocer otro niño era lo mejor que nos podía pasar: sería nuestro amigo con quien podríamos correr, escondernos, apostar, sería el cómplice de nuestras risas, de nuestros inventos, sería el testigo de nuestras “fechorías” y nos ayudaría a complementarlas. Los asientos, los árboles, la mesa del comedor nos servían de casita; escalar  montañas de arena, de barro, de escombros, tirarse “a toda” en patines, en carros de balinera o en bicicleta desde los garajes del vecindario, de las pendientes y de las lomas, aprender a manejar la bici sin las llanticas de los lados o la ayuda de un adulto era un completo desafío. Éramos felices con muy poco, le sacábamos gusto a todo…lo mágico era lo más sencillo, cada detallito era un generador de entretenimiento…

Crecemos y se nos olvida que la vida misma es un juego, que es un regalo maravilloso de Dios, que los momentos difíciles son sólo pruebas para crecer y seguir andando el camino (de chiquitos, lo llamábamos desafíos)…Si entendiéramos la vida de esa manera, andaríamos desprevenidos viendo lo que vale la pena, no sufriríamos tanto, soñaríamos más, desearíamos menos cosas materiales y nos llenaríamos más el alma…

“Todas las personas mayores fueron al principio niños. (Pero pocos lo recuerdan) – Antoine de Saint-Exupery.

DEVANÁNDOSE LOS SESOS
DEVANÁNDOSE LOS SESOS

Sigue leyendo