¡Gracias Bogotá!

Hace 13 años llegué a la capital con una valija llena de objetos y un corazón que le apostaba al sueño de mi vida. Con responsabilidad, empeño, amor y constancia, traté de hacer bien la tarea. Me caí y me levanté el mismo número de veces. Entre soledades y silencios atrapé victorias, coseché amores, espanté nostalgias, encaré miedos, sepulté alegrías y tristezas, descubrí pasiones, despedí pesares, adopté ilusiones, recibí y di, siempre con todo lo que tengo adentro, porque si no lo hacés con el alma, para qué carajos lo hacés.

Sigue leyendo

Anuncios