Legado trenzado

En el pasado festival de música del pacífico Petronio Álvarez que se llevó a cabo en la ciudad de Cali hace unos días, se pudo observar a cientos de mujeres de raza negra que exhibieron a través de sus vestimentas, peinados y maquillaje características de sus tradiciones, costumbres y rasgos de ese legado africano, aunque para muchos, esto pase desapercibido.

Sigue leyendo

Anuncios

Petronio Álvarez

El festival de música del Pacífico Petronio Álvarez nació en 1997 en honor al músico y maquinista del ferrocarril del pacífico, Petronio Álvarez “Cuco”, quien interpretó bambucos, abozaos, currulaos, merengues, jugas, huapangos, sones, tangos y milongas.

Sigue leyendo

Amor a primera vista

Las casualidades no existen. Existe el destino, las oportunidades, los encuentros, la sincronicidad.


Hace nueve meses andaba sin rumbo fijo, con ideas imprecisas.

Viajar, escribir y fotografiar son tres verbos que me dan paz, felicidad y plenitud, me dan vida, seguramente porque me siento más cerca del origen de todo lo creado.

Sigue leyendo

Domingos de parquecito

 

Palmas de cera, un improvisado conjunto musical de veteranos, un niño afro, una fuente de agua, un perro que cuida el terreno, a las 5 pm cinco loras visitan una de las palmas para pernoctar en ésta, puestos artesanales, una multitud de lienzos con vida, familias que llegan para encontrarse con la brisa que baja de la cordillera, el mermado ruido de los motores vehiculares y a veces mis padres, son el paisaje de las tardes domingueras que adornan una rotonda en el oeste de Cali, más conocida como el Parque del Peñón.

Sigue leyendo

¡Gracias Bogotá!

Hace 13 años llegué a la capital con una valija llena de objetos y un corazón que le apostaba al sueño de mi vida. Con responsabilidad, empeño, amor y constancia, traté de hacer bien la tarea. Me caí y me levanté el mismo número de veces. Entre soledades y silencios atrapé victorias, coseché amores, espanté nostalgias, encaré miedos, sepulté alegrías y tristezas, descubrí pasiones, despedí pesares, adopté ilusiones, recibí y di, siempre con todo lo que tengo adentro, porque si no lo hacés con el alma, para qué carajos lo hacés.

Sigue leyendo

La primavera llueve en Cali

Gualandayes, guayacanes, almendros, acacias, veraneras, carboneros y otros árboles pintan y alegran con sus flores, frutos y hojas el paisaje y las calles caleñas.

Sigue leyendo

Art on the strip

Las Vegas, ciudad de ruletas, blackjack, máquinas tragamonedas, dados, naipes, casinos para adultos y niños, espectáculos fascinantes, despliegue de luces, personajes extravagantes, locura, desierto.

Sigue leyendo

Cuando el sol dice hasta mañana

Ahí vas sol, en tu carrera diaria de besar el horizonte. Ahí, enmascarando el azul infinito. Enrareciendo bellamente el paisaje natural. Poniéndonos por testigos de tu danza eterna. Ahí vas, haciéndole a la tierra un juego inconcluso.

Sevilla, Valle
Sevilla, Valle
Cañón del Chicamocha, Santander
Cañón del Chicamocha, Santander

Sigue leyendo

Un año de vida

Foto tomada por Juan Pablo Barrera

Foto tomada por Juan Pablo Barrera

31.536.000 segundos se van volando. Es lo que tiene este año de vida que despido con alegría y tristeza, con sentimientos encontrados, con nuevos amigos que crecerán como secoyas, con los antiguos que siguen enraizándose tocando el núcleo de mi corazón. Con experiencias que jamás pensé vivir, con la convicción de que Dios no nos da cargas que no podemos llevar. Con viajes inesperados que matizaron mi retina y la de mi cámara.

Sigue leyendo

Interiorización

El ojo humano ve en planos generales, parecida muchas veces es la visión que tenemos de lo que nos rodea debido a factores como la rutina, las ocupaciones diarias, la minimización en el uso de los sentidos, la poca importancia que se le da a los detalles, etc.

Sigue leyendo

Contemplación

Durante varios días estuve en un parque bogotano contemplando el paisaje, el caminar distraído y ensimismado de los transeúntes, la soledad bulliciosa de la estación de policía, el parloteo enamorado de parejas que no se enteraron de que las espiaba. También vi la felicidad de los abuelos con las sonrisas juguetonas de sus pequeños, percibí el beso del balón de fútbol a los pies de quienes se entrenan a temprana edad aspirando a las ligas mayores, las ganas de algunos muchachos de bombear sus músculos y parecerse un día a Johnny Bravo.

Sigue leyendo

Vamos a teatro!

El pasado 5 de abril se inauguró con un desfile multicolor el XIV Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá, el cual se realiza cada dos años y en el que participan grupos teatrales de varios países. Al festival todos tenemos la oportunidad de acceder, pues también hay obras gratuitas en diferentes sitios de la ciudad. Así que no hay excusas para perdérselo.

Sigue leyendo

Cali, paleta de colores

Cali se pinta de colores gracias al vestir alegre de su gente, a la temperatura que sube con el transcurrir de las horas, a la brisa del atardecer que baja de la cordillera occidental, a la pigmentación de sus frutas y manjares, a sus pasiones que hierven en el alma, a su cielo siempre lleno de azul.

Sigue leyendo

Suplantación

“Lo que hay fuera de mí es una imitación mal hecha de lo que hay dentro de mí” (Antonio Porchia)

Todos llevamos adentro un hombre y una mujer. Muchas veces somos lo que no queremos,  hacemos lo que no nos gusta, vivimos para agradar a los demás aunque no seamos tan felices. Estamos llenos de prejuicios, de límites, actuamos bajo las normas sociales, hacemos lo que  supuestamente se ve bien. Cambiar, transformarse, avanzar, aprender, desaprender, corregir, dejar atrás, olvidar, atreverse, ser…Quizás es lo que nos falta para disfrutar el presente!

El ejercicio de la semana fue hacer un pequeño trabajo que mostrara el concepto fotográfico de un compañero salpicado del mío. Por segunda vez hablaré de Mac Paula y su estilo, conocido por usar planos cerrados, retratos y sobreexponer; centra su trabajo en la moda. También se identifica por captar imágenes que crean identidades, que nada distraiga aquello que quiere mostrar, imágenes que sean muy limpias en la composición.

A este trabajo le agregué la alteración de la realidad, valiéndome de personajes recreados por personas que en su vida diaria no son así, ni modelos ni hombres ni mujeres y mucho menos que se dedican a fotografiar este tipo de escenas (yo).

Los dejo con este trabajo y aprovecho para agradecer a Ana María y a “Galaxia” (Orlando Vivas) por su colaboración en la realización de este post.

Sigue leyendo

Mundo de colores

Desde pequeñita me ha gustado el arte y todo lo que tiene que ver con esa palabra…He sido aprendiz de actriz, de poeta, de escritora, de pintora, de fotógrafa…No sé por qué no he seguido ninguna a cabalidad, quizás ha sido el miedo el que no me ha dejado, pues las ganas y el apoyo de los míos no me han faltado, pero este no es el momento de buscar razones o culpables…Hoy puedo decir que estar en cada uno de esos roles me ha dado una felicidad enorme: haciendo llorar, reflexionar, reír a otros con la interpretación de personajes que aparentemente no soy; volando entre las líneas de mis versos, sollozando entre los recuerdos vividos de mi prosa; creando imágenes, dibujos, trazos a partir de mis sueños, de mis emociones más profundas sobre un lienzo; inundándome de la vida real, de lo que probablemente no nos percatamos cotidianamente, pero que con ayuda de mi lente puedo apreciar mejor.

Decidí tomar un taller de pintura y este camino me llevó a encontrarme con María Clara, un ser humano maravilloso, una gran maestra. Entre el agradable olor a óleo y los dibujos pintados en pliegos de papel bond nos hicimos amigas y de las buenas. Las horas se hacían cortas, cortísimas, para nuestras charlas sobre la teoría del color y las técnicas, sobre la historia del arte y las épocas, sobre aquello que yo quería mostrar en mis dibujos y de qué manera podía lograrlo, incluso, hablábamos de los amores y desamores, de Dios y de los dioses, de sus viajes y de los míos, de nuestros sueños; yo me sentía como su discípula y ella era mi maestra, de pintura, de otros conocimientos, de la vida. Anhelaba que llegara el sábado para asistir a esas reuniones que me hacían levitar con los pies en la tierra, era el sitio perfecto para despojarme de pensamientos, de la rutina, de mí misma. La puesta del sol significaba el fin del ritual y descendía nuevamente a mi cuerpo, a mi ser.

Un día se acabaron las clases por esas cosas de la vida que nadie entiende, porque “así tenía que ser” dicen por ahí. No sé si un día me gradúe en una de estas disciplinas, pero siento que llevaré el arte como un escudo a donde sea que vaya.

Este es uno de los trabajos que hice en esas cortas jornadas de placer.

El bosquejo
El bosquejo
El resultado
El resultado