El último día

“Con andar lento subió al filo de la montaña. Sus huellas quedaron impresas en aquellas playas de arena que la brisa no se pudo llevar. Repasó todos sus tiempos, esos en los que no pudo contener las carcajadas, esos en los que las tristezas se desgajaron estrepitosamente, esos en los que cayó sin pensar que volvería a pararse, esos en los que obedeció cuando esa Voz divina le animó a continuar.

_MG_3647

Mientras desanduvo el camino, tuvo la mirada clavada en su fiel amigo, aquel que le acompañó durante toda su existencia. Estaba centelleante. Ese día había un azul límpido y las nubes parecían ángeles danzantes. Ella sonrió. Sabía que de ahí en adelante, sería parte perpetua de aquella escena.

_MG_2817.jpg

Una última lágrima apareció en su humanidad y se deslizó por la comisura de su alegre boca. Mientras las aguas saladas del océano abrazaron el día que concluía, el sol, su amigo, imprimió en sus retinas el dibujo más bello que pudo ver y se fue con él, y desde arriba observó la tierra y a los hombres y a las mujeres, los vio en sus vanidades, en sus afanes, en sus alegrías, envueltos. Ella estaba desnuda. Y ella, desde arriba, comprendió”.

_MG_3254

2 pensamientos en “El último día

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s