“Detrás de un gran hombre, siempre hay una gran mujer”

MI PADRE
MI PADRE

María Inés y Juan de la Cruz son los padres de mi padre y coincidieron en Sevilla, Valle. Todos los días, mi abuelo pasaba montado en su caballo cerca de la casa de mi abuela, ella lo veía todas las mañanas pero no se dirigían ni una palabra. No tengo idea de cómo se enamoraron, aunque la historia cuenta que el matrimonio de ellos fue un carisellazo, una elección de suerte que dejó una descendencia grande integrada en su mayoría por mujeres.

Sergio es mi padre, el octavo de 12 hermanos y como dice mi tía “el pluma blanca” de la familia. Es un hombre incansable y lleva esa tenacidad en su mirada oceánica, es de un carácter fuerte y le gusta mandar, quizás porque analiza, planea, dirige cada detalle de la vida. En contraposición a eso, “EU” como le digo de cariño, es un hombre noble, alegre, que se emociona cuando cuenta sus historias infantiles y juveniles, ecuánime, de un gran sentido del humor, amoroso con su gente, dadivoso, honrado, le encanta leer, llenar sudokus y crucigramas, bailar, viajar, ir a pescar, hacer deporte, caminar.

SERGIO Y MI ABUELA
SERGIO Y MI ABUELA

Mi abuelita quedó viuda cuando sus ramas aún estaban maduras y se convirtió en la “matrona”; le tocó encargarse de su hogar, de sus sobrinos y de todo lo que mi abuelo había empezado. Mi padre le heredó ese tesón a la “cuchita”, ese carácter inmarcesible y esa fina sabiduría de las palabras. Mi “abue” le dejó a mi papá el amor por las plantas, la pasión por conocer más sobre la luna y las estrellas, le encomendó a su familia.

MIS CUCHITOS
MIS CUCHITOS

Al cabo de unos años, mi abuela se dio cuenta que no había mucho por hacer en el campo y que sus hijos menores ya estaban grandecitos, así que decidió irse con todo “el chivo” para Cali a que sus muchachos probaran suerte. Fue así como mi papá y sus hermanos echaron sus raíces en la capital vallecaucana. Allí, Sergio tuvo la bendición de conocer a Íngrid, mi madre, una mujer espléndida, paciente, trabajadora, tierna, noble, abundante en el amar, en el dar, en la humildad. Ella llegó a su vida para acompañarlo en sus sueños, para darle a su vida alegrías infinitas como sus hijos.

MIS PADRES Y EL MAR
MIS PADRES Y EL MAR

A mi papá le encanta ir al mar, él disfruta los atardeceres, las olas, el sol. Siempre anda con la cámara fotográfica guardando todo lo que  le parece hermoso, captura todo con lo que pueda contarle a los demás lo que vivió en su paseo. Mi madre es su eterna compañera en esas aventuras, camina siempre a su lado, aunque estén disgustados, siempre le “acolita” sus caprichos y de cierta manera, él también se los “alcahuetea” a ella.

MI REGALO
MI REGALO

Casi todas las personas decimos que tenemos el mejor padre del mundo y yo no soy la excepción. Mi papá es hincha del América de Cali y desde chiquitos nos enseñó a seguir a este equipo, le gustan las motos y sentarse en el balcón a charlar cuando la brisa refresca las tardes caleñas. A él le gusta que lo molestemos, que juguemos con él, que lo mimemos. Nos ha enseñado a pensar antes de actuar, a olvidar los favores que hacemos, a ser respetuosos, honrados, nos ha exigido como si fuera un militar, ha sido implacable con nuestra crianza.

LOS BESOS DE MI HERMANO
LOS BESOS DE MI HERMANO

Me siento orgullosa de tenerlo en mi camino, de que sea mi padre. Es mi amigo y mi consejero, trata de ser objetivo al darme sus puntos de vista, no siempre se pone de mi lado y defiende al otro si tiene la razón. A pesar de sus equivocaciones, es un hombre lleno de cualidades, rebozante de juventud, tiene una mirada dura pero pícara, su sonrisa está llena de dulzura aunque finja ser un hombre serio y cuando me abraza siempre me siento protegida.

MI PAPÁ Y SU PRINCESA
MI PAPÁ Y SU PRINCESA

Papi te amo con todo mi corazón y cada día le doy gracias a Dios porque hacés parte de mí. Este es un pequeño homenaje para vos y también para todas las mujeres que han hecho parte de tu vida y que tanto te han enseñado -madre, esposa, hermanas, sobrinas, hija- Dios te bendiga y proteja siempre.

Anuncios

14 pensamientos en ““Detrás de un gran hombre, siempre hay una gran mujer”

  1. El relato nos deja muy claramente cuanto quieres a tu padre. El revelado y el marco blanco le dan ese aire nostálgico y familiar como si fuera una polaroid, aunque hay algunas que se salen un poco de ese patrón. Para la próxima justifica el texto.

  2. CONOZCO A TU PAPÁ Y ES TAL CUAL LO DESCRIBES TROMPAS. TU PADRE ES UN SER MARAVILLOSO, HERMOSO ESE HOMENAJE¡¡¡¡¡¡ FELICITACIONES TROMPAS¡¡¡¡

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s