Espacio en fuga

Estamos envueltos en rutinas laborales, familiares o de estudios. Las urbes nos sumergen en grandes moles de cemento, nos ensordecen con ruidos que no percibimos porque hacen parte de nosotros. Las ciudades: movimiento, afán, caos. En contraposición a estas, pisoteados, trasegados, olvidados, existen espacios bellísimos que nos permiten salir de la contaminación a la que estamos expuestos, allí podemos recuperar la libertad, la capacidad de divertirnos con poco.

Sigue leyendo

Anuncios

Del día a la noche // Day to night (by Stephen Wilkes)

Add your thoughts here… (optional)

...y mientras tanto

Stephen Wilkes - Day to night - 12

Las surrealistas fotografías de Stephen Wilkes que ve un paso más allá y transforma la fotografía en el espacio imaginario donde la noche y el día conviven.

Sus imágenes recuerdan al célebre cuadro de Magritte, El Imperio de las luces, pero en espacios urbanos con mucho movimiento, acción y muchas más luces.

Para su proyecto Stephen Wilkes utiliza una cámara 4×5 de 39 megapixels, y cuelga la cámara a unos 15 metros de altura fotografiando la escena a lo largo de un día. Manteniendo la apertura constante, va ajustando la velocidad para compensar la posición del sol. Una vez realizadas las imágenes, de cientos de fotos fueron elige unas 50 y las compone utilizando photoshop para mostrar una transición gradual entre el día y la noche.

Pero sus imágenes no están inspiradas sólo en Magritte sino como el mismo autor dice en Bruegel, y más específicamente en la serie del…

Ver la entrada original 241 palabras más

“Detrás de un gran hombre, siempre hay una gran mujer”

MI PADRE
MI PADRE

María Inés y Juan de la Cruz son los padres de mi padre y coincidieron en Sevilla, Valle. Todos los días, mi abuelo pasaba montado en su caballo cerca de la casa de mi abuela, ella lo veía todas las mañanas pero no se dirigían ni una palabra. No tengo idea de cómo se enamoraron, aunque la historia cuenta que el matrimonio de ellos fue un carisellazo, una elección de suerte que dejó una descendencia grande integrada en su mayoría por mujeres. Sigue leyendo

Mundo de colores

Desde pequeñita me ha gustado el arte y todo lo que tiene que ver con esa palabra…He sido aprendiz de actriz, de poeta, de escritora, de pintora, de fotógrafa…No sé por qué no he seguido ninguna a cabalidad, quizás ha sido el miedo el que no me ha dejado, pues las ganas y el apoyo de los míos no me han faltado, pero este no es el momento de buscar razones o culpables…Hoy puedo decir que estar en cada uno de esos roles me ha dado una felicidad enorme: haciendo llorar, reflexionar, reír a otros con la interpretación de personajes que aparentemente no soy; volando entre las líneas de mis versos, sollozando entre los recuerdos vividos de mi prosa; creando imágenes, dibujos, trazos a partir de mis sueños, de mis emociones más profundas sobre un lienzo; inundándome de la vida real, de lo que probablemente no nos percatamos cotidianamente, pero que con ayuda de mi lente puedo apreciar mejor.

Decidí tomar un taller de pintura y este camino me llevó a encontrarme con María Clara, un ser humano maravilloso, una gran maestra. Entre el agradable olor a óleo y los dibujos pintados en pliegos de papel bond nos hicimos amigas y de las buenas. Las horas se hacían cortas, cortísimas, para nuestras charlas sobre la teoría del color y las técnicas, sobre la historia del arte y las épocas, sobre aquello que yo quería mostrar en mis dibujos y de qué manera podía lograrlo, incluso, hablábamos de los amores y desamores, de Dios y de los dioses, de sus viajes y de los míos, de nuestros sueños; yo me sentía como su discípula y ella era mi maestra, de pintura, de otros conocimientos, de la vida. Anhelaba que llegara el sábado para asistir a esas reuniones que me hacían levitar con los pies en la tierra, era el sitio perfecto para despojarme de pensamientos, de la rutina, de mí misma. La puesta del sol significaba el fin del ritual y descendía nuevamente a mi cuerpo, a mi ser.

Un día se acabaron las clases por esas cosas de la vida que nadie entiende, porque “así tenía que ser” dicen por ahí. No sé si un día me gradúe en una de estas disciplinas, pero siento que llevaré el arte como un escudo a donde sea que vaya.

Este es uno de los trabajos que hice en esas cortas jornadas de placer.

El bosquejo
El bosquejo
El resultado
El resultado

“Mi mundo tiene sentido porque hago fotografías”

En una tarde sabatina llena de sol, conocí a Mac Paula. Esto fue hace dos años, cuando ella tomaba un taller en 7 Fotógrafos y yo estaba modelando para los chicos de la clase. Siempre la recuerdo por sus ojos grandes, su pelo de colores, su sonrisa imborrable y unas ganas inmensas de aprender más y más. En repetidas ocasiones, la he escuchado diciendo que fotografiar es lo que quiere hacer en su vida y yo creo que sí porque cuando ella habla de todo este mundo de imágenes, de cámaras, de planos, lo hace firmemente, con un amor profundo, se nota que cuando se expresa lo hace desde de adentro. Sigue leyendo

Retratos de ciudad

Cualquier ciudad del mundo tiene personajes que hacen ese lugar único e irrepetible. En Bogotá, la carrera séptima es una de las avenidas más populares, donde diariamente transitan miles de personas que van apuradas para sus lugares de trabajo o de estudio, que van a hacer “vuelticas al centro” o visitantes que obligatoriamente deben pasar por allí si quieren conocer un sitio tradicional de la capital. La séptima abriga montones de historias que se repiten día tras día, personas que tienen sus puestos de trabajo en los andenes, en las esquinas, en los semáforos…Es así como encontramos a estos señores con paletas, crayones, plumones, pasteles, colores, quienes ofrecen a los transeúntes un retrato, una caricatura, “para que se la lleve de recuerdo”. Estos hombres te dibujan el exterior, te pintan con facciones exageradas, con más brillo en la mirada, con una nariz pronunciada, con más arrugas de lo normal, muchas veces con estos pequeños pero notables cambios, te retratan el alma.

Sigue leyendo